LAS EMPRESAS DE AUXILIIO EN CARRETERA EN CANARIAS EN PIE DE GUERRA

foto_homeUna reciente decisión del Gobierno de Canarias ha hecho saltar las alarmas en el sector de auxilio en carretera. Si hace un año se decidió unificar el color de todos los vehículos de este sector para dotarlo de mayor seguridad, sobretodo, ahora, se ha echado marcha atrás, parece que buscando el beneficio de los gruistas, pero en FEGRUAL (Federación de Grúas de Auxilio federada en FENADISMER) no se lo creen. Estiman que los intereses de otros con más poder han prevalecido sobre los de los transportistas y, lo que es peor, sobre los usuarios de las carreteras.

Hace ya un tiempo que se viene hablando de la conveniencia de que todos los vehículos de asistencia en carretera circulen con el mismo color, amarillo por su mayor visibilidad, y en todo el territorio nacional. Es difícil, pero en Canarias el año pasado lo consiguieron. Los gruístas de auxilio en carretera rotularon sus vehículos de amarillo convencidos, por estudios realizados a lo largo de años, que ese color iba a dotar de mayor seguridad vial a los demás usuarios de la vía cuando una grúa está detenida a menudo en lugares de difícil acceso, peligrosos, escasa visibilidad, haciendo su trabajo, y además, también iba a dar mayor seguridad a los propios operarios de estos vehículos, ya que no es raro que se produzcan siniestros por vehículos que no les ven y les arrollan en el ejercicio de su trabajo, saliendo normalmente bastante mal parados.

Al uniformar todas las grúas con un color, y un color bien visible, los ciudadanos circulando por la vía en la que la misma esté detenida trabajando, ya irían sobre aviso, extremando la precaución.

Pero ahora, el Gobierno de Canarias ha dado marcha atrás. Considera que razones económicas (mayor coste para los empresarios del sector de auxilio en carretera por tener que rotular sus vehículos) son motivos suficientes para dar marcha atrás en esa decisión de hace apenas un año. Nunca han consultado al sector sobre esta marcha atrás.

El sector está convencido, así nos lo transmiten desde FEGRUAL, que son otras las razones que llevan a dar marcha atrás en esta decisión y no es otra que las presiones de las aseguradoras que quieren que los empresarios dedicados a esta labor tengan vehículos rotulados con sus colores corporativos y sus logos, haciendo bastante inoperante el funcionamiento de estas empresas que deben disponer de más vehículos de los necesarios para poder atender las necesidades de sus clientes ya que en caso de un siniestro de un asegurado de la compañía X, solo un vehículo rotulado con los colores y logo de la empresa aseguradora X puede ir a prestar el servicio. Si coinciden dos siniestros en el tiempo de la misma compañía, uno de los dos tendrá que esperar. Y esta casuística se puede multiplicar hasta el infinito.

Como los vehículos los pagan las empresas de transporte de auxilio en carretera, y no las compañías aseguradoras, más factible desde el punto de vista económico es, desde luego, que los transportistas no tengan que tener camiones rotulados para cada una de las compañías aseguradoras para las que trabajan porque con menos vehículos pueden prestar los mismos servicios e incluso ser más eficientes. Porque se dará el caso de tener vehículos parados y vehículos averiados o siniestrados en carretera a los que no se puede atender porque los vehículos disponibles no son de las compañías aseguradoras de los ciudadanos que necesitan la grúa.

Ni es económicamente viable, ni mejora la seguridad vial ni la calidad del servicio. Sin embargo, así es como se han visto obligados, y se siguen viendo, a trabajar estas empresas de auxilio en carretera.

LA SEGURIDAD SOCIAL SE RESISTE A DEVOLVER LAS COTIZACIONES LABORALES INDEBIDAMNETE EXIGIDAS A LAS EMPRESAS DE TRANSPORTE TITULARES DE VEHÍCULOS PESADOS

Seguridad Social

Fenadismer llevará a cabo todas las actuaciones administrativas y judiciales necesarias para exigir la devolución del exceso de cotización de los últimos 4 años.

Como se recordará, el pasado mes de Octubre el Parlamento, a iniciativa del anterior Gobierno, incrementó en más de un 80% las cuotas que tienen que abonar las empresas transportistas a la Seguridad Social por sus conductores de vehículos pesados, ante lo cual la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER) está a la espera de que se forme el nuevo Gobierno para instar la inmediata revocación de dicha subida, por resultar además absolutamente discriminatoria frente a los restantes sectores económicos.

Como ya FENADISMER informó en su día, dicha subida fue aprobada por el Gobierno de manera absolutamente clandestina, mediante una enmienda introducida en el Senado durante el trámite de aprobación de la Ley de Presupuestos, para tratar de anular el impacto económico que para la Tesorería General de la Seguridad Social iba a suponer la aplicación de la doctrina de la Audiencia Nacional en la materia, que reconoció el derecho a las empresas transportistas a cotizar por sus conductores asalariados como el resto de empresas de otros sectores económicos, esto es, calculando su cotización en base a su CNAE de actividad, y no por la ocupación laboral del trabajador contratado.

Ante dicha actuación por parte del Gobierno, FENADISMER a través de sus asociaciones territoriales puso en marcha el pasado mes de Enero el Procedimiento colectivo de solicitud de devolución a la Tesorería General de la Seguridad Social del exceso de cotización que las empresas transportistas de vehículos pesados han aplicado a sus conductores asalariados en los últimos 4 años, lo que puede suponer en torno a 2.500 euros de devolución por conductor asalariado.

Sin embargo, como era de esperar, la Tesorería General de la Seguridad Social ha empezado a resolver las primeras reclamaciones presentadas, desestimando la solicitud de devolución de las cotizaciones indebidas, ya que a su entender las empresas de transporte “han venido efectuando correctamente la cotización por los trabajadores … por razón de la propia realización de su prestación laboral”, aunque el propio organismo público reconozca que dicha cotización “difiere del previsto para el código CNAE de la empresa”, esto es, el relativo a la actividad principal de la empresa, que es, realizar transporte, lo que precisamente realizan sus conductores.

Frente a dicha denegación, muy similar a la que mantuvo inicialmente la Agencia Tributaria respecto a la devolución del céntimo sanitario, FENADISMER va a llevar a cabo todas las actuaciones administrativas y judiciales necesarias para exigir que se devuelva a todos los transportistas que reclamen los excesos de cotización indebidamente exigidos en los últimos años, así como los correspondientes intereses de demora.

FOMENTO CONFIRMA LA NO OBLIGATORIEDAD DEL CERTIFICADO DE ACTIVIDADES

Tacógrafo

El Ministerio de Fomento confirma que no es obligatoria la utilización del certificado de actividades en sustitución de los datos no registrados en el tacógrafo. Sin embargo, su utilización facilita que el conductor pueda demostrar sus actividades en caso de inspección.

Como ya informó FENADISMER hace unos días, la Subdirección General de Inspección de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento ha distado una resolución interpretativa confirmando que “los conductores no tienen la obligación de presentar un certificado de actividades para justificar las actividades para justificar las actividades producidas cuando se encuentren alejados del vehículo”.

Como se recordará, la Comisión Europea aprobó recientemente la Nota orientativa nº 7 para armonizar la actuación de los Estados miembros en relación a la utilización del certificado de actividades, en la que se establecía claramente que “los Estados no deben imponer el uso de este certificado y en consecuencia no debe penalizarse por su ausencia”.

No obstante, desde el Ministerio de Fomento se recuerda que su utilización facilita que el conductor pueda demostrar sus actividades en los casos previstos en el mismo y todas las autoridades de control, en todos los países miembros, lo aceptarán sin perjuicio de una posible comprobación futura de veracidad.

En consecuencia, si en el transcurso de una inspección en carretera el conductor no aporta todos los registros obligatorios y no utiliza un certificado de actividades o bien no puede justificarlo con ningún otro documento, en el caso de que haya que denunciar a la empresa se sancionará por carencia de los registros obligatorios y nunca por carencia de certificado de actividades.

LA CNMC PONE EN PELIGRO LA SUPERVIVENCIA DEL TEJIDO EMPRESARIAL DEL TRANSPORTE

logoCNMC

Fenadismer advierte que la ofensiva judicial de la Comisión Nacional de la Competencia contra el sector español de transporte por carretera destruirá el actual tejido empresarial conformado por más de 60.000 pequeños y medianos transportistas y 220.000 trabajadores.

En los últimos 20 años, el sector empresarial español de transporte pesado por carretera, conformado en la actualidad por más de 60.000 transportistas, principalmente pequeños y medianos empresarios transportistas que dan empleo a más de 220.000 trabajadores, ha permitido que la flota española se haya consolidado en el ranking europeo como una de las principales potencias en el sector del transporte por carretera, ocupando la 3ª posición sólo por detrás de Alemania y Polonia. De hecho más del 30% de la flota española de transporte pesado opera en el ámbito internacional, de forma destacada frente a otros países de nuestro entorno, como es el caso de Francia o Italia, países en los que menos de un 10% de su flota realizan transporte internacional. Dicha configuración empresarial ha resultado además muy beneficiosa para la economía española, como lo demuestra el hecho de que el 84% de las mercancías en España se distribuyen por carretera frente al 10% en transporte marítimo o el 4% por ferrocarril. Este éxito ha sido debido en gran parte a la regulación de la actividad que el sector se ha dotado a lo largo de estos años, estableciendo la necesidad que los nuevos operadores que pretendan acceder al sector acrediten una dimensión empresarial mínima para poder competir en mejores condiciones frente a los transportistas del resto de la Unión Europea.

Sin embargo, dicha situación competitiva del sector del transporte español no parece ser tenida en cuenta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la cual pretende acabar con la actual regulación del sector, siguiendo la política ultraliberalizadora que ha venido marcando el actual Ministerio de Economía en los últimos años, amenazando la supervivencia del actual tejido empresarial del transporte por carretera. Así la CNMC, apoyada en la Dirección General de Política Económica del Ministerio de Economía, tiene abierta una causa judicial ante la Audiencia Nacional exigiendo la revocación inmediata del actual régimen español de autorizaciones de transporte por carretera, planteando de este modo la desregulación total del sector al pretender la supresión del requisito de la dimensión mínima empresarial, establecida inicialmente en al menos 3 vehículos.

Para FENADISMER esta actuación concertada del Ministerio de Economía y de la Comisión Nacional de la Competencia contra la actual regulación y ordenación de la actividad del transporte español tienen como objetivo último establecer una desregulación absoluta del sector, para favorecer la entrada de grandes multinacionales y grupos económicos en el sector operando  bajo un régimen de explotación laboral con mano de obra sometida y con unos costes laborales muy bajos, lo que tendría un efecto devastador y la probable desaparición de una gran parte de los 60.000 transportistas que en la actualidad operan en el sector.

Frente a ello, FENADISMER, como única organización personada en el procedimiento judicial abierto ante la Audiencia Nacional, va a llevar a cabo todas las actuaciones procesales necesarias que eviten la derogación de la actual regulación del sector de transporte de mercancías por carretera en defensa de los intereses de los más de 60.000 transportistas que operan en la actualidad en España.