La conflictividad laboral es una posibilidad nada remota en horizonte cercano que debe afrontar  el sector del transporte y la logística en los próximos meses, tal y como avanzó Luis Marceñido, presidente Iberia de ID Logistics, durante su intervención en el Congreso de CETM de Bilbao, donde hizo un recorrido sobre cómo afrontar el nuevo momento político y económico en el transporte.

Marceñido reconoció que los últimos tiempos han estado caracterizados por una ausencia casi total de conflictividad laboral con la excepción de la huelga en el sector logístico en Guadalajara, pero advirtió de que todo apunta a que una vez que se forme el nuevo Gobierno en España esta realidad va a cambiar.

Tras Marceñido tomó la palabra Carmelo González, presidente de Conetrans, quien se empleó con cierta dureza para repasar la coyuntura actual del sector del transporte. González urgió al Gobierno a tramitar el ROTT, recordó la amenaza de Europa a la flota mínima y reconoció que hay más camiones por nuestras carreteras “aunque por desgracia no todos son españoles”.

Al mismo tiempo, reclamó a la autoridades que los empresarios de transporte puedan consultar el saldo de puntos de sus conductores y en otro orden de cosas ironizó sobre el hecho de que “nos estamos doctorando en subastas”, para elevar el tono cuando llamó a todos los presentes a no permitir que se criminalice al transporte por carretera en relación con la polémica abierta por la siniestralidad de la N340 a su paso por Tarragona.

Entradas recomendadas