El tráfico de mercancías en el conjunto de las 28 autoridades portuarias de titularidad estatal sigue reduciendo su crecimiento acumulado. Entre enero y septiembre, el crecimiento se quedó en el 1,4%, hasta 369,2 millones de toneladas.

Los datos publicados por Puertos del Estado y recogidos por Anave reflejan descensos tanto en los graneles sólidos (2,0%) como líquidos (1,4%), que fueron compensados por el crecimiento de la carga general (4,9%) y, sobre todo, de la carga en contenedores (5,5%). El tráfico ro-ro, por su parte, también subió (7,7%).

El tráfico ro-ro, con el mencionado crecimiento del 7,7%, acumula 41,5 millones de toneladas. Los principales puertos acumulan el 71,2% de este tráfico, con crecimientos notables en Algeciras (11,5%), Baleares (9,5%) y Valencia (8,7%) y más modesto en Barcelona (1,8%).

En los nueve primeros meses, el comercio exterior (la suma de las importaciones y de las exportaciones) totalizó 206,8 millones de toneladas, con un ligero descenso del 0,3% (en este dato no se incluyen las taras de contenedores y cargas ro-ro).

Las importaciones descendieron un 1,2%, totalizando 140,0 millones de toneladas, que suponen el 67,7% del comercio exterior. El notable descenso en los graneles sólidos (4,9%) y el más moderado en los líquidos (0,6%), que suman el 84% de las importaciones, no se ha podido compensar con el crecimiento de la carga general (5,3%).

Las exportaciones sumaron 66,9 millones de toneladas (el 32,3% del comercio exterior), con un aumento del 1,8%, impulsadas por los graneles sólidos (15,4%), mientras la carga general aumentó solo ligeramente (0,6%) y los graneles líquidos descendieron un sensible 6,4%.

En el tráfico total de mercancías (la suma del tráfico exterior, el cabotaje y los tránsitos), el 47,7% de las mercancías movidas correspondieron a carga general, seguida de los graneles líquidos (33,7%) y, finalmente, de los graneles sólidos (18,6%). Los principales puertos españoles (Algeciras, Valencia y Barcelona) movieron 161,6 millones de toneladas, que suponen el 43,8% del total.

La carga general totalizó 176,1 millones de toneladas (+4,9%). La carga en contenedores creció un 5,5%, hasta 125,3 millones de toneladas, que suponen el 71,1% de la carga general movida, mientras que la carga convencional, con el 28,9% restante, sumó 50,8 millones de toneladas (+3,3%). Entre los principales puertos, registraron aumentos notables Algeciras (10,7%), Baleares (8,9%) y Barcelona (8,4%), ligero en Valencia (1,1%) y descensos en Bilbao (3,4%) y, sobre todo, en Las Palmas (10,3%). Estos seis puertos operaron el 84,4% de la carga general.

En los nueve primeros meses del año, los graneles líquidos descendieron un 1,4%, hasta 124,4 millones de toneladas. Este descenso viene explicado porque, a excepción de Huelva (que creció un 15,0%), todos los puertos relevantes para este tráfico registraron descensos; Barcelona (0,3%), Algeciras (0,9%), Cartagena (5,5%), Bilbao (6,1%) y Tarragona (11,6%). Menos el puerto onubense, el movimiento de graneles líquidos cayó un 5,1%. Estos cinco puertos perdiendo en conjunto cuatro millones de toneladas.

Los graneles sólidos descendieron un 2,0%, acumulando 68,7 millones de toneladas. Entre los principales puertos para esta carga solo registraron crecimiento Huelva (14,3%) y Castellón (12,1%), mientras que descendieron Ferrol (1,6%), Cartagena (2,3%), Gijón (4,6%) y Tarragona (6,2%). En conjunto, estos seis puertos movieron el 55,3% de los graneles sólidos en España.

Entradas recomendadas