La reducción de la morosidad en los pagos que reciben los transportistas continúa siendo, y de qué manera, una de las asignaturas pendientes para el sector, que asiste, mes tras mes, al incumplimiento más notorio de la Ley de Morosidad, que establece que el plazo máximo de pago será de 30 días desde la fecha de prestación del servicio, ampliable a un máximo de 60 días si así lo establecen las partes.

Así las cosas, según los resultados actualizados del observatorio permanente de la morosidad y los pagos en el sector del transporte por carretera en España correspondiente al mes de diciembre de 2016, el 68% de los pagos que se realizan a las empresas transportistas por parte de sus clientes incumplen la legislación vigente en materia de morosidad al superar el plazo máximo de 60 días a contar desde la realización del servicio.

Sin embargo, se ha producido una ligera disminución respecto al mes anterior en el grado de incumplimiento de los plazos de pago, ya que se situó en 82 días de media en diciembre, frente a los 83 días de media en noviembre. Durante el año 2016, el plazo medio de pago anual se situó en 85 días de media. De acuerdo con el informe, el 65% de los clientes de los transportistas incumple la normativa vigente.

Para la obtención de los resultados del Observatorio, Fenadismer, en colaboración con la Fundación Quijote para el Transporte, lleva a cabo una encuesta muestral de carácter continuo a cerca de 800 empresas transportistas titulares de vehículos pesados de servicio público de ámbito nacional.

Respecto a las modalidades de pago, el medio de pago preferido por los clientes de los transportistas es en primer lugar el confirming (41%), seguido de la transferencia (un 33%), del pagaré (un 24%), y el cheque (un 2%).

Entradas recomendadas