El nuevo consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, detalló ayer en el Parlamento los planes de trabajo de su departamento, entre los que figuran antiguos y ambiciosos objetivos -el eje transinsular de transportes- y retos inmediatos, como la negociación del próximo convenio de carreteras con el Estado o la anunciada modificación de la Ley del Transporte. Sobre este último asunto, Rodríguez admitió que el proyecto ha recibido «muchísimas alegaciones y peticiones de paralización», lo que ha animado a la Consejería a «repensarlo» y a sacarlo adelante «de la mano del sector».

La revisión de esta norma es un objetivo «proritario» del Ejecutivo, que espera enviar el proyecto al Parlamento «lo antes posible». Junto a él se tramita la creación de la Mesa del Transporte, que será el foro en el que se trate de alcanzar un acuerdo con el sector, y se elaborará una estrategia integral para ordenar esta actividad y hacerla más sostenible.

«Mi propuesta firme es retomar el eje transinsular de infraestructuras y transportes. No podemos omitir la realidad del Archipiélago», expuso Rodríguez. En este sentido, el consejero asumió el propósito de lograr «una autopista única, eficaz y coherente», integrada por la suma de todas las infraestructuras de puertos, aeropuertos y carreteras.

La negociación de un nuevo convenio de infraestructuras viarias «para los próximos quince años», que recoja las actuaciones pendientes tras el incumplimiento del anterior y los sobrecostes derivados de los retrasos, es otra de las prioridades para Canarias en este aspecto. A través de este acuerdo, añadió Rodríguez, se pretende terminar con la «congestión» que sufren las principales vías de las islas, en especial las capitalinas.

El consejero pidió una «posición unánime» de la Cámara autonómica en la defensa del nuevo convenio, con el que se podrá ampliar la partida que el propio Ejecutivo canario ha consignado para carreteras, algo más de cien millones de euros.

Sobre las obras de la carretera de La Aldea de San Nicolás (Gran Canaria), Rodríguez anunció que en tres semanas finalizará la primera fase de los trabajos con el asfaltado de un tramo de esta vía y que la segunda fase se licitará, previsiblemente, en 2018.

En cuanto al precio del transporte aéreo, el Gobierno regional confía en que el recientemente aprobado Documento de Ordenación Aeroportuaria repercuta en el descenso de las tarifas a través de la reducción del 2,2% anual que, hasta 2021, experimentarán las tasas de los aeropuertos.

Además, la Comunidad Autónoma continuará demandando al Estado que eleve hasta el 75% la subvención al transporte aéreo para los residentes en las regiones insulares. Rodríguez también prevé reunirse con las compañías que cubren los vuelos interinsulares para «estudiar» una disminución de los precios de los billetes en estos trayectos.

Asimismo, el consejero de Obras Públicas y Transportes expresó su intención de promover una auditoría de las líneas de transporte aéreo y marítimo catalogadas como obligación de servicio público (OSP) con el objetivo de que se presten, «no en buenas condiciones, sino en las mejores», dijo.

Entradas recomendadas